fredag, juni 27, 2008

Integración à la sueca

Fue con el oculista.

Observé que estoy integrado a la sociedad sueca de los altiplanicies. Se me es necesario puntualizar el terreñu porque no todos los suecos son iguales y en provincias las maneras de conducirse así como las normas sociales y reglas no escritas difieren muchísimo entre ciudad y pueblo. Esta manera de ser lo noto en mi comportamiento. Me comporto como se es esperado de un sueco: serio, sin muchas palabras, huraño.

Lo malo es que solo son así sobrios.

A estás alturas de mi estancia en Suecia he logrado cruzar esa frontera entre conocidos y desconocidos. Entre ebrios y sobrios. Lo malo de estar del lado donde uno es conocido es que la gente agarra confianza. Y a mi agarraron desprevenido. Es algo similar al cruzar las barreras entre el usted y el . He vivido demasiado tiempo bajo la tiranía del usted. Eso a pesar de que en Suecia se jactan de que viven en el reino del tuteo y han declarado de facto exánime al usted. Pero se vive, se respira, inhala. En mis tratos con la gente hay indicios de más soltura. Me sorprende esta actitud entre mis conocidos, usualmente gente con la que laboro, como cuando me sorprendió que los suecos se empezaron a dirigir a mí en sueco, veían algo en mí que les decía que ya era parte del inmobiliario. Aquí en Suecia no le tengo confianza a la soltura y me cuesta trabajo la desenvoltura que en otros casos, como el estar con mi gente, sería muy natural de mi parte. He trabajado tanto en asimilar la mesura que caracteriza el carácter sueco que delante de ellos no sé ser otra cosa más que una persona seria y callada. Nunca he practido ser más flexible, alegre, por experiencia ese comportamiento me ha traído más complicaciones que soluciones. Lo latinoamericano es demasiado caliente para los helados nórdicos. Quizá es hora de empezar a practicar soltura con moderación. Así que mientras el oculista me preguntaba durante el test de Snellen que si se miraba más claro o más borroso mis pensamientos giraban en torno a mi rol en esta sociedad que realmente no digiero totalmente pero que por motivos profesionales y económicos me adapto a ella sin el menor esfuerzo alguno bajo la seguridad, la única en mi repertorio, de que no habrá cambio alguno al fondo: Aztlán et al. Y quizá es hora de un cambio, ser más yo con soltura entre la suecada. Y de hecho de empezar a actuar bajo las exigencias del código lingüístico nórdico que reglamentan las conductas sociales que aquí se viven. Esta observación es un parteaguas en mis estudios amatuers sobre Suecia. Llevo once años en el país desde que me propuse la idea de que sería un desafío interesante aprender otra cultura, otro idioma, otro país. 11 años en Götaland y mis comportamientos ante la nueva sociedad no son estáticos. Siempre hay un nuevo cambio que cambia las reglas del juego. Hoy se espera de mi parte más soltura, se me invita a ese dominio, club exclusivo que solo admite miembros después de haber pasado una ardua prueba, para poder relajarme de alguna manera; es una licencia para practicar el tuteo, l'equalité. Así que no basta ya con imitar el comportamiento corporal sino que se espera de mi parte ser afable. O me estoy afinando al trato, evolucionando en ese aspecto o el pasaporte que la gente me brinda es una cortesía inesperada. He graduado a otro plano social en mi estancia aquí en Suecia.

Le decía al oculista, con detalles minuciosos sobre un problema visual en una de las pruebas de percepción de colores, y el silencio logró inundar la respuesta: qué fue lo que vi; qué fue lo que no logró comprender el oculista. Y el silencio regresa a la comunicación que más conozco entre los suecos y me siento raro, como aquel que coquetea sin esperanza, al azar.

Läs även andra bloggares åsikter om: , ,

2 kommentarer:

J. Enrique sa...

Que tal "Julio Sueco", me interesó mucho tu post ya que en los próximos meses estaré arrivando a Estocolmo a estudiar una maestría en Economía.

Qué mejor que el sentir de un compatriota, para entender cómo es la sociedad sueca. Una incógnita que está muy presente en mi cabeza.

Realmente te confieso que tengo un poco de miedo, ya que me va a ser indispensable integrarme rapidamente a dicha sociedad y de hecho conseguir algo para laborar y poder complementar mis gastos mientras estudio.

Así que tus opiniones son valiosísimas para preparar la estrategia. Muchas gracias.

Olivia-Super Tuza sa...

Hola Julio, mira, cuando yo llegue aqui sentia que integrarme seria mucho mas dificil, sin embargo poco a poco he ido adaptandome sin tratar de cambiar mi forma de ser, mi temperamento. A los 3 meses de haber llegado yo veia a las vikingas vestidas solo en negro, cafe y verde militar y yo todo lo contrario, por momentos me decia a mi misma que tendria que cambiar para entonar un poco mas....fue cuando mi novio me dijo....No lo hagas nunca! porque yo te quiero por como eres y no pretendo tener una sueca en casa, por ello te amo a ti.
Ahi comprendi muchas cosas, comprendi que hay que adaptarse sin nunca cambiar quien eres, sin cambiar tu identidad, ni las costumbres.
No todo ha sido bueno, hay mucha gente con tintes racistas, pero eso me viene valiendo gorro, porque cuando me ha llegado a pasar, pienso en que tambien hay suecos en otros paises.
Un saludo,

Bloggintresserade